Impotencia…

Impotencia, sí, esa es la palabra que me viene a la cabeza si pienso en mi vida. Impotencia de que las cosas salgan tan mal, sin que yo pueda hacer nada para evitarlo. Impotencia de sentirme como un espectador de mi historia, y no como el protagonista. Impotencia de que el tiempo pase y no pase nada; y las cosas no cambien, excepto yo, por dentro, que me hundo cada vez más hacia el fondo. Impotencia de no saber muy bien lo que busco, mientras mi necesidad de encontrar algo aumenta, a veces tanto, que me entra ese horrible miedo de quedarme …no se . Impotencia en las noches de insomnio, cuando no dormir no sirve para mucho, sólo para conjugar preguntas existenciales que van rompiendo a su paso. Impotencia de cansarme, pero nunca lo suficiente como para tirar la toalla y resignarme a perder la partida. Impotencia de que la esperanza no se vaya, de que siga aquí, riéndose con mis tragedias. Impotencia de que con el tiempo vayan quedando menos personas que me entiendan; y de que a veces ni siquiera lo haga yo. Impotencia de enamorarme siempre de la persona equivocada. Impotencia de que mi lugar sea el lugar que alguien eligió para mí. Impotencia de querer escapar, pero no tener fuerzas para ello. Impotencia de que mañana seré las mismas coordenadas de un mapa en el que no sé encontrarme. Impotencia, sí, esa es la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s