…Elígelo TU!!!..

PENSANDO

Esta noche no hagas planes, salimos a vivir, a bebernos la vida, a tomarnos unas cervezas. Pero a disfrutar en serio.
Yo invito a lo que sea. Tú solo ríe y goza, y no pienses si lo que estás haciendo esta bien o mal, disfruta el momento y olvídate de lo correcto, di en tu casa que vas a llegar tarde, porque igual amanecemos en alguna otra parte donde la amistad, el amor y la vida se unen para siempre.

Brinda….

Mis Frases

Hoy me apetece brindar por todo aquello que ayer dolió, y hoy no importa, por lo que nos hirió el alma y el corazón pero que superamos con fuerza, con amor propio y con creces, por aquello que nos atormento, nos hizo llorar, y nos amargó la vida y ahora es sólo un recuerdo como otros tantos que tenemos, de esos que ya no merecen ni el privilegio de ser un problema, por lo que hemos pasado y lo que hemos sufrido para estar aquí en este precioso momento, volviendo la memoria atrás y diciéndonos: fue duro, pero lo que viene será mejor, será algo de lo que merezca la pena recordar, brindar y compartir momentos, tiempo, amor y vida.

Mi mundo..

Experiencias

Sé que hay momentos malos, sé que hay momentos difíciles en los cuales uno no sabe como reaccionar y actúa de la primera manera sin pensar. Sé que van a haber momentos en los que no voy a hacer más que frustrarme y llorar… Pero va a ser un llanto puro, un llanto para caer y luego encontrar fuerzas y volver a caminar, encontrar el rumbo, el camino al que he deseado siempre llegar.

Miro mi reflejo en un pequeño tarro oxidado.. pero aún así se nota mi lágrima cayendo por mis sonrojadas mejillas. He estado pensando en que cada vez que algo se pone difícil.. recorro al llanto o a la escritura para desahogarme… pero termino ahogandome en mi propio mundo y pensamientos comienzan a surgir en mi mente logrando que me desmorone aún más en esta agonía.

Es en ese momento en el que me siento sola, en el que siento que nadie ni nada me puede ayudar… que me han dado la espalda quienes más quiero. Y luego, cuando ya me calmé, vuelven a aparecer todas las personas que estimo, me guste o no … quiera saber de ellas o no.

Hay veces que me gustaría estar toda una semana sola .. perdida en una isla sin saber de nada ni de nadie… Pero a su vez es porque no puedo estar con la gente que quiero en el momento que quiero.

Y vuelvo a enfurecerme y a enredar mis pensamientos como si fuesen telas de araña y en ese minuto ni yo logro entender qué quiero, qué siento.. qué pienso.

Hay minutos en los que siento y creo … que lo es todo… pero puede pasar un segundo para que me hiera algo y piense totalmente lo contrario. Pero en el fondo sé que lo quiero, lo siento, lo vivo .. lo creo .. Lo tengo.

Sigo esperándote,después de tanto tiempo …

AJCR

Enamorada del silencio, enloquecida por tu voz.
El romanticismo siempre florece, junto con el sonido del corazón.
Han pasado años desde que por primera vez te vi, pero sigues tan hermoso como cuando te conocí.
Tus ojos almendrados piden a gritos de mi amor, mientras tu sonrisa delata la ilusión de estar siempre juntos tu y yo.
Son los tiempos de antaño, donde peleábamos sin razón, los cuales se esfuman rápidamente dentro de tu corazón.
Los latidos suenan fuerte, intentando conversar, pero a oídos sordos que no quieren escuchar.
Es por eso que bailamos, con la esperanza de que no terminará, estando felices siempre, hasta que no podamos más.

Deberían prohibirte

AJCR

Deberías estar prohibido. Eres perjudicial para mi salud. Como la cocaína. La marihuana. El cannabis. El garrafón. Eres como ese semáforo en ámbar cuando vas con prisa, que te pone a prueba para que te lo saltes, a sabiendas de que está mal. Eres la piedra con la que gusta tropezar más de una vez. Eres la segunda oportunidad que nunca se debe dar. Eres la peligrosa llamada de las 5 de la mañana con unas copas de más. Eres la sonrisa pícara. El ángel y el demonio unidos en un solo cuerpo, en una sola mente. Eres la mirada sensual que dices poner sin querer. Eres ese infierno en el que no me importaría vivir. La calada de ese cigarro que te fumas de vez en cuando. Eres el error que quiero cometer

ME PREGUNTO

AJCR

ME PREGUNTO CADA NOCHE.

SI ACASO TÚ ME EXTRAÑAS, O SOLO SOY YO ¿QUIÉN SIGUE SOÑANDO CON EL PASADO?

YA HAN PASADO TANTOS DÍAS, SIN VERTE, NI HABLARTE; PERO TÚ AROMA AUN

SIGUE RONDÁNDOME EN LAS NOCHES.

VOY AL DÍA A DÍA; SI COMO SI FUESES UNA ADICCIÓN, ME DIJO UN DÍA SIN BUSCARTE;

A VECES SIENTO QUE PUEDO CON TODO, PERO EN LAS NOCHES CUANDO ESTOY TRANQUILA ME LLEGAN TUS RECUERDOS, AQUELLOS QUE ME AFERRO A ALEJARLOS; Y QUE SE APARECEN SIN SER INVITADOS.

ME PREGUNTO CUÁNDO SE ¿IRÁN?, SI ACASO ME ¿EXTRAÑAS?

SI ESTÁ BIEN RENDIRSE, O SOLO ES SUPERVIVENCIA LO QUE HAGO;

PORQUE ESTAR CONTIGO ME CAUSA ALEGRÍA CON TOQUES DE TRISTEZA; Y ESTAR SIN TI ME ATORMENTA.

A veces me pregunto

Experiencias

A veces me pregunto si hay que decir todo lo que se piensa. Si algunos momentos en los cuales nos sentimos diferentes, porque algo ha detonado una sensación de enfado y surge la dicotomía, si a esto hay que hacerle caso o dejar pasar el tiempo y así, todo “vuelve a funcionar”. A veces me pregunto si todo aquéllo que creamos, está de alguna forma siempre ahí y, ciertos vientos, mueven estos pensamientos y como hojas, nos arrastran sin rumbo ni acierto, haciéndonos creer que existen vacíos de voluntad, los cuales dejan inerte durante unos instantes a casi cualquiera. A veces me pregunto el porqué, cuando hay algo que decir no se dice y, de decirlo, se buscan palabras que no apuntan directamente a ninguna diana, sino que, parecen piruetas de avión, creando círculos casi concéntricos, que no llegan a decir nada. A veces me pregunto si esas cosas que nos mueven de aquí para allá con tanta fuerza, surgiendo de repente las mismas como una vivencia casi presente, en realidad, tienen tanta energía porque al llevarlas de lastre, han sumado potencia. A veces me pregunto si somos contradictorios por naturaleza o simplemente porque nos divierte. A veces, también me pregunto el porqué de las preguntas y concluyo con la misma respuesta siempre que es: todavía no he aprendido.

Recaídas

AJCR

Y allí estábamos los dos, un poquito sin saber cómo decir que aún nos queríamos. No, espera, no queríamos decirlo; sólo queríamos dejar de sentirlo. Cerrar los ojos y escapar, como siempre. Y es que no podemos cicatrizar tan rápido las heridas del corazón, supongo. No podemos despertarnos una mañana y cambiarnos los sentimientos mientras nos quemamos con el café. Y ese, quizá, es el problema: que a veces la razón dice sí muy fuerte, y el corazón niega con la cabeza. No preguntes quién termina cediendo, lo sabes muy bien; ayer te besé con la mirada sin que te dieras cuenta. Y me gustaría que no me tentasen tus esquemas, oye. Y es que esos besos que algún día fueron míos, habiéndolos perdido, es un poco como notar un vacío en mi boca. No podría encontrarle otras palabras a ese querer, pero no quererte. A ese tren que me lleva de vuelta a donde ya fui y de donde escapé hace algún tiempo: a tus brazos. A tu ese algo que me enamoró un día, y que seguirá ahí, supongo, pero yo, ya, no quiero. Yo ya sólo sonreír como un tonto y esperar que me consideres curado del amor, que de repente empezó a matarnos sin llamar a la puerta. Y ni triste ni bonito, como la vida misma, el tiempo sigue pasando sin nosotros saber muy bien por qué pasa, y que probablemente no pase por nada en concreto. Ya ves que sigo sin saber escribirle finales a las historias tristes. A nuestra historia. Y así es un poquito toda mi vida.

Eso es lo que queda

Experiencias
Y esto es lo que queda cuando no queda nada: un montón de recuerdos que hacen daño; un montón de carencias sentimentales que no arreglan nada, que causan insomnio, y que te vuelven propenso a llorar cuando nadie mira. Esto, chicos, es lo que queda cuando sientes cosas bonitas por alguien que no siente nada por ti: noches enteras deseando ojalás, fumando y haciendo historias bonitas con el humo, recorriendo unos lunares que no existen, sonrriendole a la vida que nunca tendrás a su lado. ¿Por qué tenemos esa tonta necesidad de necesitar a alguien?, ¿por qué nos da tanto miedo no tener a quien cogerle la mano cuando paseamos por la ciudad? Ojalá nada de eso. Envidio la capacidad emocional de las piedras.
Pero, mira, así es la vida. Quizá deberíamos querernos un poco más a nosotros mismos, yo qué sé. Sube el volumen de la música, anda, esta noche quiero ensordecer todo lo que siento.